Los relojes especiales en Collado Villalba son más que un accesorio. Estos artilugios son al fin y al cabo máquinas de medir el tiempo. Es solo cuestión de aceptarlo y elegir el mecanismo que nos acompañará en esa progresión en la vida. Por este motivo, no deseamos siempre el mismo modelo, sino que nuestros gustos cambian con los años.

Antes de los veinte años, buscamos sobre todo un reloj deportivo, no nos importa si utiliza correa de goma y muchos además los prefieren luminosos. Se trata a menudo del primero de algunos relojes especiales en Collado Villalba que comprará un hombre en su vida.

Luego, cuando un joven entra en la universidad, se enfrentará a diferentes retos. Necesita un reloj preciso para los exámenes, que tenga buena apariencia para sus primeras citas, que impresione en una primera entrevista de trabajo... En este caso, nos decantaremos con una esfera redondeada, acorde con la muñeca del portador y sobre todo con correa de cuero.

La principal diferencia entre la veintena y la treintena son los detalles. El color de la correa o el interior de la esfera marcan la diferencia entre un atrevido universitario y un trabajador que busca mostrar ya cierto estatus.

Con cuarenta años podemos adentrarnos en las esferas cuadradas y los relojes clásicos que siempre quisimos llevar. Más adelante, con cincuenta años buscamos un reloj que refleje nuestra trayectoria, especialmente aquellos completamente metálicos en plata u oro de marcas renombradas. A medida que pasen las décadas, el hombre se centrará en una pieza que se convierta en su sello personal. Buscan entonces un reloj atemporal, como su legado.

Sin embargo, hoy en día encontramos jóvenes y mayores que disfrutan de la amplia oferta del mercado. Por ello, desde Casa Juan te recomendamos que sigas a tu instinto y aprendas de estos consejos si necesitas inspiración.